martes, 20 de noviembre de 2007

Maremotos Verbales - Vol.18

En el ascensor de mi bloque, ayer:


(Suben al ascensor una vecina y su perro salchicha.)

MARCOS
Buenas.

VECINA PERRUNA
Hola.

MARCOS
¿A qué piso va?

VECINA PERRUNA
Al tercero.

(Marco los pisos. Pasados dos segundos el perro me olfatea y me mira cariñosamente. Ambos sonreímos. El perro desenfunda y comienza a follarse mi pierna ante la pasividad de su dueña.)

MARCOS
Esto...

VECINA PERRUNA
(Como si nada.)
¡Bueno va! Jaja... No lo entiendo...

MARCOS
Me va a ensuciar...

VECINA PERRUNA
¿Tienes perro?

MARCOS
No.

VECINA PERRUNA
Pues no sé, chico... Se supone que en esta época ya no debería estar así...

MARCOS
Conmigo ha hecho una excepción. Suele pasarme a menudo.

(Llegan a su piso y se bajan. El perro y yo nos despedimos guiñándonos un ojo.)



INFO:
Polvos de ascensor. Quién dijo miedo.
Mi bloque está lleno de pirados (me incluyo).

4 comentarios:

chucho dijo...

Cambia de desodorante.

O cambia de bloque.

O cambia de vecina.

Marcos dijo...

Sencillo. He dejado de llevar beicon en el bolsillo, como Nicholson en aquella película... Ahora sólo se me acercan prostitutas y vendedores de seguros.

Kike dijo...

¡Que mal que tengas que levantar este blog tu solo...! Aunque sea con anécdotas tan geniales como esta.

Marcos dijo...

Payne se encuentra en estos momentos recuperándose de una complicada intervención de cambio de sexo. Cuando se haya acostumbrado a sus nuevas gónadas volverá a destilar carisma en cada post.